HORA SANTA

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

 Introducción

Cuando estamos ante la presencia Eucarística de nuestro Señor Jesucristo tenemos la gran oportunidad de encontrarnos frente a Él. Tal como lo hicieron los enfermos de su tiempo; que lo vieron, lo escucharon, lo tocaron, fueron vistos y escuchados por Él. De igual manera nosotros podemos hablar con Él, estar con Jesús.

Es conveniente pedir la gracia, al Espíritu Santo que guíe nuestra alma a ese encuentro con Jesús Eucaristía, para que nos descubra cómo en esos momentos Jesús mira nuestro interior e inclina su oído a nuestras oraciones.

 1º Monición

Hoy nos hemos reunido en torno al Señor, para hacer presentes a todos nuestros hermanos enfermos que se encuentran solos, que están abandonados por sus familiares. Venimos a pedir perdón a nuestro Señor por nuestros pecados de omisión, por nuestras faltas de caridad hacia aquellos hermanos nuestros a quienes pudimos hacer mucho bien y no hicimos nada; por dar un mal testimonio de Iglesia.

2º Canto

Altísimo Señor, que supisteis juntar

A un tiempo en el Altar ser Cordero y Pastor

Quisiera con fervor amar y recibir

 A quién por mí quiso morir.

 3º Exposición del Santísimo Sacramento

P. Alabemos y demos gracias en cada instante y momento

Todos: Al Santísimo y Divinísimo Sacramento

P. Señor Jesús creemos en Ti

Creemos Señor que has muerto en la cruz por nuestros pecados y que ahora estas Vivo, presente en la Eucaristía. Tú conoces la pobreza de nuestra fe, auméntala Señor.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Canto

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado

El corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

P. Señor Jesús esperamos en Ti

Esperamos Señor en tu misericordia, esperamos que el Espíritu Santo nos enseñe a orar como conviene y nos guíe para vivir como lo esperas. Esperamos en tus promesas y te entregamos el corazón para que lo transformes y poder ser imagen de tu Amor en el mundo.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Canto

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado

El corazón amoroso, el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

P.  Señor Jesús te amamos

Te amamos Señor con la pobreza de nuestro corazón, amamos y agradecemos el amor que nos ofreces día con día. Perdona nuestras indiferencias y la falta de amor con que hemos lastimado tu corazón amante.

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

Canto

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado

El corazón amoroso, el corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

¡OH JESUS MÍO! YO CREO, ADORO, ESPERO, OS AMO Y OS PIDO PERDÓN POR LOS QUE NO CREN, NO ADORAN, NO ESPERAN Y NO OS AMAN.

Canto

Hazme un instrumento de tu paz

donde haya odio, lleve yo tu amor

donde haya injuria tu perdón Señor

donde haya duda, fe en Ti

Maestro, ayúdame a nunca buscar…..

4º Oración

Señor nuestro Jesucristo, estamos hoy ante Ti, reunidos para pedirte por nuestros hermanos enfermos, que no tienen a nadie, que están y se sienten solos sin ganas de vivir. Toca Señor sus corazones para que sientan tu amor y toca los nuestros para que sean más sensibles ante el sufrimiento. Enséñanos a ser como Tú, a dar testimonio con nuestra vida del Amor que debe sostener tu Iglesia, porque sólo así conocerá el mundo que te pertenecemos, cuando vean tu rostro caritativo en nuestras obras. Mira que el mundo se olvida del amor,  hazlo renacer en nuestros corazones que te ofrecemos hoy. Transfórmanos en Ti; para que con nuestras manos acaricies al enfermo, con nuestros ojos le mires y con nuestro corazón le ames. Todo te lo pedimos en tu nombre Jesús. Amén

5º Lectura

Del Evangelio de San Juan 5,2-9.14

Hay en Jerusalén, junto a la Probática, una piscina que se llama en hebreo Betesda, que tiene cinco pórticos. En ellos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, paralíticos, esperando la agitación del agua. Porque el Ángel del Señor bajaba de tiempo en tiempo a la piscina y agitaba el agua; y el primero que se metía después de la agitación del agua, quedaba curado de cualquier mal que tuviera. Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo. Jesús, viéndole tendido, sabiendo que llevaba ya mucho tiempo, le dice: ¿Quieres curarte? Le respondió el enfermo: Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua; y mientras yo voy, otro baja antes que yo. Jesús le dice: Levántate, toma tu camilla y anda.  Y al instante el hombre quedó curado, tomó su camilla y se puso a andar.

Más tarde Jesús lo encuentra en el Templo y le dice: Mira, estás curado; no peques más, para que no te suceda algo peor. Palabra del Señor.

6º Reflexión

Dice la Escritura que el enfermo llevaba  treinta y ocho años en espera de poder entrar en la piscina ¿Por qué tanto tiempo? Y el mismo enfermo responde: Señor, no tengo a nadie. Si preguntara nuestro Señor a los enfermos de nuestro tiempo porqué no han confiado en Él, porqué han desesperado en su enfermedad. Tal vez el enfermo responda: “Porque no ha habido nadie que me hable de Ti, nadie que me tienda la mano y me muestre tu amor, nadie que me hable de tus promesas y del valor del sufrimiento. Que impotencia la del enfermo que depende de los demás, de nosotros que nos llamamos Iglesia.

El Señor nos muestra su corazón misericordioso, que se compadece de aquel hombre olvidado por todos. Nos muestra la necesidad de dolernos del hermano necesitado, la necesidad de tener el Corazón de nuestro Señor latiendo en nuestro interior, para poder amar como Él ama.

7º Momento de silencio para meditación personal

8º Canto

Yo no soy nada y del polvo nací

pero Tú me amas y moriste por mí

ante la cruz, sólo quiero exclamar tuyo soy, tuyo soy

toma mis manos te pido, toma mis labios……

9º Oración

Enséñanos a amar Señor *

Para saber consolar a los que sufren… *

Para que todos te conozcan….*

Para que todos seamos uno en Ti…*

Para que juntos construyamos tu Iglesia…*

Para Gloria de nuestro Padre…*

Padre Nuestro

10º Bendición con el Santísimo Sacramento

Señor nuestro Jesucristo, que en este admirable Sacramento nos dejaste el memorial de tu pasión concédenos, venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente los frutos de tu Redención. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

Bendito sea Dios

Bendito sea su santo Nombre

Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre

Bendito sea el nombre de Jesús

Bendito sea su sacratísimo Corazón

Bendita sea su preciosísima Sangre

Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar

Bendito sea el Espíritu Santo Consolador

Bendita sea la excelsa Madre de Dios: María santísima

Bendita sea su santa e inmaculada concepción

Bendita sea su gloriosa asunción

Bendito sea el dulce nombre de María, Virgen y Madre

Bendito sea San José, su castísimo esposo

Bendito sea Dios en sus ángeles y en sus santos. Amén

Sagrado corazón de Jesús, en Ti confío

Santa María de Guadalupe, Reina de México, salva nuestra patria y conserva nuestra fe.

RESERVA O CONSUMO DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

P. Procedamos en paz      Todos: Por la gracia de Dios